¡Y Diente lo volvió a hacer… BOOOOOOOM!