Compartir

Todos tenemos esos sueños de emigrar a un lugar diferente del lugar al que naciste, los mas comprometidos con el dinero, migran con grandes empresas o ideas de negocio para entrar un nuevo ambiente; otros, prefieren buscar trabajo en oficinas gubernamentales que no incluyan lo tedioso de vivir en la ciudad en la que crecieron; pero hay otro tipo de personas, un tipo de personas aventureras que únicamente viajan con una cámara en la mano y esperanza en el ojo.

Conocí a Joseph HS en un café de la ciudad durante los días festivos de Todos Santos del año 2011, época en la que arribó a esta ciudad. Desde pequeño tuvo la suerte de viajar por distintos países del mundo sin llegar a conocer la cultura latinoamericana, siendo esta la que desde pequeño le atraía.

La vida de Joseph en Francia era una vida aburrida, hasta cierto punto nefasta, motivo por el cual soñaba dejar Francia y emprender nuevos rumbos.

10257730_807504325939418_6482752570359929907_o

Joseph empezó con la fotografía desde pequeño, sus padres le compraban cámaras desechables, y conforme crecía fue invirtiendo en nuevo equipo (nada profesional, siempre lo básico). Sin embargo, la fotografía empezó a tomar un camino diferente en su adolescencia, cuando encontró un papel de “fotógrafo” con una banda de música de sus amig@s. Para ese entonces, su formación profesional era de diseñador gráfico.

En Francia, tuvo durante 6 años una empresa de ilustraciones 3D para arquitectos. Tomaba fotos por gusto, y a veces para una revista de su ciudad.

Enamorado de Oaxaca por su cultura, su arte, sus movimientos sociales, que a Joseph le parecían interesantes, y bajo la recomendación de conocidos, junto con una compañera decide vender todo, despedirse de amigos, familia, rutina, empresa, idiomas, raíces, de su antigua vida y llegar a Oaxaca, dejando Francia para nunca volver. Llegó a México diciéndose a si mismo que iba a ser “fotógrafo”, porque eso era lo que realmente le apasiona.

10848618_854497871240063_2008392806532039681_o

Adaptarse a un nuevo lugar siempre es complicado, el cambio de cultura, de comunicación, haber abandonado toda tu zona de confort y adaptarse a una nueva manera de vivir y de convivir, fue uno de los retos que Joseph enfrentó a su llegada a Oaxaca, sin embargo, la hospitalidad y calidez de todos los oaxaqueños le ayudaron y encantaron en todo momento; lo que no se puede adaptar, simplemente se aguanta.

HS encuentra la belleza en todos los elementos que pueda encontrar, Oaxaca es muy estimulante para esto, las tradiciones, fiestas, pueblos, arquitectura, colores, la gente, los colores, todo tiene una fuerte de emoción e inspiración para las fotos de Joseph, en las cuales a veces se siente la curiosidad, la sed de descubrimiento, tratando de grabar y enseñar desde su propio punto de vista al mundo, que sean paisajes, personas, animales, actos o emociones, ideas. Joseph está consiente que su punto de vista puede o no ser mas interesante que el de alguien mas, pero siente una necesidad de hablar a la gente con esa manera, al igual que un escritor publicando un libro, o a la opinión de alguien que habla todo el tiempo. ¿Todos tenemos un amigo así, verdad?

281144_477327078957146_60306074_o

En resumen, la fotografía de Joseph te hace pensar, a imaginar, a reflexionar, quizás a cambiar. Si no se puede todo esto, el simple hecho de provocar alguna emoción ya es algo maravilloso para el.

A continuación, algunas de sus fotografías.

Si quieres conocer mas de el trabajo de Joseph, no dudes en visitar su facebook 

Fuente: Objetivoenlinea.com