Compartir

Es una fiesta multicolor, de luz y de alegría, que manifiesta con toda liberalidad el buen estado de ánimo de los oaxaqueños y que se contagia a nuestros visitantes, quienes en plena armonía y seguridad disfrutan de esta fiesta, símbolo del carácter alegre y amistoso de los habitantes.

La alegría del Carnaval se desborda en cada rincón de Puerto Escondido, y el visitante sólo tiene que salir a la calle para encontrarse con el júbilo y la diversión en playas, bulevares, avenidas, discotecas, cafés y restaurantes. Con su gran trastorno de jerarquías, el Carnaval es una franca incitación a la alegría y al buen humor, otro de los ingredientes que es posible reconocer en la composición del alma oaxaqueña, y especialmente en la de los lugareños de la Costa.

Es una explosión de licencia, exige disfraz y se afirma y dilata en la libertad que presupone. Enormes, cómicas y exageradamente pintarrajeadas, las máscaras de cartón acompañan a bromas descaradas, provocativas, actitudes descuidadas y mímicas bufonescas, en medio de una permanente provocación a la algarabía, la francachela y el movimiento sensual.

El Carnaval de Puerto Escondido se lleva a cabo, dentro de los tres días previos a la celebración anual del Miércoles de Ceniza, y es una excelente oportunidad para acudir a este bello centro vacacional de Oaxaca, disfrutar sus playas y entrar en contacto con su gente. La Secretaría de Desarrollo Turístico del Gobierno del Estado invita al público en general a esta fiesta de Carnaval, para disfrutar sus días de asueto en un marco de alegría, entusiasmo y cordialidad comunitaria.

Con información de Oaxaca-mio.com